top of page

Qué necesitas para empezar a ser líder

Actualizado: 31 ago 2021

"Líderes ven más que los otros y ven antes que otros."

-Jonh C Maxwell


A través de los años nos hemos encontrado con todo tipo de líderes, existen los líderes que supieron guiar a su gente por medio de la motivación y desempeño, mientras que hubo otros líderes que lo hicieron por medio del miedo y manipulación. Hoy en día ser un líder es una de las cualidades que escuelas, empresas, religiones y más buscan tener en sus estudiantes, trabajadores y seguidores. Con el tiempo la dinámica ya no sólo se trata de cuánto has podido hacer en tu vida, sino también cuánto has podido ser.


Algo que a muchos les conflictúa es la mismísima palabra líder y es que la mayoría al pensar en líderes, pensamos en aquellas personas que lograron grandes cosas como: M. Gandhi, Oprah Winfrey, Walter E. Disney, Malala Yousafzai, Steve Jobs, Alejandro Magno, etc. Y llega ese momento en el que nuestra cabecita piensa: ¡Jamás podría estar a la altura de ellos!

Pero, ¿por qué fijarnos solo en ellos cuando tenemos líderes a la vuelta de nuestra casa? Un líder no es necesariamente el que mueve más de un millón de personas, líder es aquel que tiene varias cualidades que lo convierten en alguien que inspira a los demás a seguir sus ideas y más allá de ser una persona que convence a los demás de seguirlo, es una persona que por quién es, por sus acciones y resultados, atrae a la gente a que lo/la sigan.



¿Por qué elegir ser un líder?


Como te mencioné, ser líder no tiene que ver con poder o fama o cuánto dinero tienes, tiene que ver con tu personalidad, tu creatividad, la percepción que tienes de la vida y cómo actúas, tiene que ver con tus resultados de todo aspecto.


Tener como meta convertirse en líder, es tener el doble de trabajo, ¡no es broma! Nosotros los humanos estamos tan acostumbrados a hacer las cosas de manera “mediocre” (lo hago al rato, tengo miedo, qué tal si fracaso, tengo flojera, estoy cansada) y cuando nos ponemos como meta convertirnos en un líder, es trabajar tu integridad, tu honorabilidad, responsabilidad, creatividad. Es un desafío constante porque el trabajo personal nunca acaba. Estoy casi 100% segura que Steve Jobs no pensaba en todo el dinero y poder que iba a obtener con su primera idea o qué Walter Disney no pensó que su compañía iba a ser tan poderosa que terminaría comprando otras empresas de producción.


Mi papá siempre dice: ”tira la piedra al cielo, porque si le tiras al cerro, le das al perro.”

(No creo que haga falta explicar la metáfora) hombres y mujeres que han tenido un éxito impresionante en sus debidas áreas tienen dos cosas en común:





UNO


Tenían una visión y sabían que para alcanzar ese resultado debían trabajar en su responsabilidad, integridad, honestidad, disciplina, hábitos, confianza, creatividad, trabajo en equipo, valía y valor, ANTES de cualquier otra acción. Sí, claro que hay ciertas acciones que se toman pero son aquellas que forman las palabras anteriores.

Y claro que también existen personas que esquivan alguna que otra de estas palabras y acaban siendo líderes, a esos les llamaría afortunadamente desafortunados, ¿por qué? Porque se pierden de las grandes batallas que terminan regalándote de las cosas que más valoro en como ser humano: empatía.


Ser líder, no es un trabajo físico nada más, ni sólo un trabajo personal, un líder implica trabajar lo interno, eso que nadie nos enseñó a trabajar. También implica trabajar con gente, ser equipo, escuchar y hablar (para aquellos que les da miedo opinar).





DOS


Ten un ancla tan pesada que nada ni nadie te la puedan mover. Absolutamente todos y cada uno de nosotros tenemos sueños y metas, que buscamos hacer realidad. De todos esos, hay algunos que hasta nos cohibimos con solo pensar en ellos. “Quiero ser famosa”, “quiero tener mi propia escuela”, “quiero ser directora de orquesta”, “quiero viajar al espacio”. Pero si alguien nos dice que estamos locos ¡Buuum! Se nos rompe toda la ilusión y ganas de hacerlo realidad. Lo mismo cuando ocurre alguna situación que te impone nuevos desafíos para llegar a tu meta. Sin embargo, cuando se tiene un ancla fuerte, no hay reto ni persona que pueda cambiar tu opinión, aunque haya caídas, aunque haya gente que ya no quiera estar cerca tuyo, no hay frontera que pueda detenerte.


y ojo...


Existe un enemigo, el más grande de todos creo yo y es el más difícil de todos. Se le llama ego, la vocecita en nuestra cabeza que nos "cuida" de lo arriesgado pero que a veces nos protege de más y evita que nos salgamos de nuestra zona de confort.

Y sí, ellos (los líderes mundialmente exitosos) fueron de los pocos que se han atrevido a romper su propia zona de confort constantemente para crear lo que nadie nunca se atrevió. Gracias a eso existen empresas cómo Apple, Airbnb, Disney, ¡gracias a eso hoy puedes leer este post! Por líderes con ideas más grandes que otros y que las vieron antes que otros.




Pero es tu decisión hacerle caso a esa vocecita o romper la barrera y arriesgarte a vivir del otro lado de tu zona de confort. Te puedo decir que muchas veces creemos que la barrera es enorme y nos va a terminar rompiendo, pero hay más miedo en nuestra mente de lo que realmente es...

Así que a toda costa, elige convertirte en un líder, no importa si grande o pequeño, si famoso o silencioso. Elige ser y practicar las cualidades que forman a gente líder, por ti, por tu comunidad y por los propósitos que tienes para tu vida.


Te puede interesar:

 






Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page